Nutriendo Comunidades: Tratamiento y Prevención de la Desnutrición

Nutriendo Comunidades: Tratamiento y Prevención de la Desnutrición

Un mensaje de Elizabeth Perez, Directora de Programas, e Ilka Saloj, Coordinadora de Salud y Nutrición         

Queridos Amigos,

Estamos muy contentos de escribirles, y de compartir la visión de nuestro trabajo de Salud y Nutrición en Mayan Families, apoyando a las comunidades del Lago de Atitlán a ser más saludables y nutridas.

En 2019, Mayan Families inició el proceso de participación de la comunidad con beneficiarios y líderes comunitarios, con el objetivo de identificar soluciones a las necesidades más grandes, principalmente la severa escasez de acceso a recursos de salud pública y nutrición en las áreas rurales más olvidadas de la región.

En 2020, Mayan Families inició a enfocar sus esfuerzos en programas de Salud y Nutrición, principalmente atendiendo a los sectores más vulnerables de la comunidad, niños menores de 5 años, mujeres embarazadas, y ancianos. Y facilitar el acceso a servicios médicos y nutricionales que son culturalmente relevantes y respetuosos.

Invertir en salud y nutrición no es solo una buena manera de romper el ciclo de desnutrición infantil, también tiene un impacto a largo plazo en las comunidades. Al mejorar la salud de las familias, no solo disfrutan de una buena salud, sino que también tienen una mayor capacidad de cambiar el contexto de su familia y buscar mejores oportunidades de educación, y desarrollo económico.

Por favor esté al pendiente de nuestra campaña de recaudación de fondos de primavera que estará arrancando a finales de Marzo. Y nuestro primer evento de recaudación en línea, que se estará llevando a cabo el 29 de Abril. Marque en sus calendarios e invite a sus amigos y colegas que estarían interesados en apoyar nuestro trabajo para abordar la desnutrición en Guatemala. Estaremos solicitando el apoyo de nuestros patrocinadores para nuestro trabajo en:

  • Programas de prevención y tratamiento de desnutrición infantil.
  • Brindar mejor acceso a servicios de salud y nutrición relevantes en la comunidad.
  • Facilitar apoyo médico y nutricional para mujeres embarazadas.
  • Atender la salud y nutrición de nuestros ancianos.
  • Proporcionar talleres sobre la prevención de malnutrición en salud de la mujer, agricultura comunitaria y agua.

El impacto de nuestro trabajo es a largo plazo, con una visión de sostenibilidad enraizada en mejorar la calidad de vida en las comunidades indígenas de una manera integral. No solamente estamos facilitando acceso a salud, estamos cultivando oportunidades existentes de desarrollo personal y profesional. Que nuestros niños tengan mejores oportunidades de desarrollo, para que puedan cambiar su historia, y la de sus comunidades.

 

[Únase a nuestros programas de Nutriendo Comunidades]

 

REDUCIENDO LA DESNUTRICIÓN: A LARGO PLAZO

Un mensaje de Ilka Saloj, Coordinadora de Salud y Nutrición

Reducir la desnutrición es posible sólo cuando las acciones tomadas están enfocadas en erradicar las causas estructurales. Dichas acciones pueden tomar la forma de:

  • Promover acceso a servicios médicos.
  • Promover la práctica de amamantar.
  • Entrenamiento de salud y educación para los padres de familia.
  • Promover el acceso a alimentos terapéuticos y fortificados, incluyendo productos producidos localmente y fuentes de proteína.
  • Promover el acceso a agua potable y saneamiento.

Mayan Families trabaja a través de coordinación interinstitucional, llegar a aquellas familias que son más afectadas por la desnutrición.

El primer paso en el proceso, es proveer atención médica y nutricional: tratando deficiencias nutricionales con medicación funcional y terapéutica, y al mismo tiempo, proveer entrenamiento para generar conciencia sobre los buenos hábitos de la buena higiene y nutrición. Está es la única forma en la que podemos crear cambios reales: creando iniciativas que erradiquen la desnutrición, y que sean sostenibles a largo plazo.

Al mismo tiempo, Mayan Families también hace énfasis en la importancia de la intervención y organización de las comunidades. Una de nuestras iniciativas más importantes, es mejorar el acceso al agua potable y limpia a nivel comunitario. Hacemos esto a través de talleres educativos y mejoramiento del sistema de agua comunitario a través de proyectos, organizados junto con las autoridades de desarrollo comunitario y los comités de agua locales. Esta coordinación, siempre va de la mano del Ministerio de Salud, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, y cualquier otra entidad que opere en el ámbito local.

Existen muchas barreras sistemáticas a las que las comunidades indígenas deben enfrentarse. La causa de este problema es la falta de conocimiento ancestral y tierra. Esto ocurre directamente con el declive de los valores nutricionales en los alimentos, a través de la introducción de semillas transgénicas y alimentos ultra procesados. Esto es, en gran parte, un subproducto de un sistema político y social que sirve a la acumulación económica de un pequeño segmento de la población a expensas de otros, especialmente las comunidades Mayas de Guatemala.

Para que los programas de reducción de desnutrición tengan éxito, es absolutamente necesario que las intervenciones sean continuas, a largo plazo, y con relevancia cultural. La financiación es esencial. El cambio tiene que ser impulsado por técnicos locales indígenas capacitados y trabajadores comunitarios de la salud (Promotoras) que llevan a cabo sesiones de capacitaciones en las comunidades. No solamente para educar familias, sino a comunidades enteras, y líderes comunitarios. Trabajando a ese nivel, fortalecemos a las comunidades para que puedan generar sus propios recursos para contribuir a la erradicación de la desnutrición. De la misma manera, podemos abordar otros temas sociales que afectan la vida de las personas en Guatemala.

[Invierta en Programas para tratar y prevenir la desnutrición en comunidades Indígenas

ASUNTOS DE NUTRICIÓN EN COMUNIDADES INDÍGENAS

La nutrición es un pilar fundamental en el desarrollo del ser humano.

Ese es el factor clave que sustenta todas las iniciativas de Mayan Families en Salud y Nutrición a lo largo del año 2020 y que continúa hasta el día de hoy. El año pasado, logramos un meta crucial con la nueva alianza que se estableció con los servicios de salud pública, incluido el Ministerio de Salud y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, que dio paso a que Mayan Families fuera designado al rol de especialistas en manejo de casos para este proyecto piloto de prevención y tratamiento de la desnutrición.

El primer paso es la identificación de casos de desnutrición o casos de alta vulnerabilidad derivados de la situación con Covid y sus secuelas. 

Los beneficiarios del programa son seleccionados mediante un proceso dual de evaluación socioeconómica junto con un chequeo médico nutricional. Nuestros hallazgos revelan que el 68% de las familias entrevistadas presentan Inseguridad Alimentaria Moderada, mientras que el 24% sufren Inseguridad severa y solo el 3% puntúa en el rango de Inseguridad Ligera. Desafortunadamente, la triste realidad es que el 95% de las familias indígenas en las comunidades en las que trabajamos tienen dificultades para acceder a una alimentación segura y suficientemente variada para proporcionar la gama de nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludable. Este es un descubrimiento impactante que requiere mucha atención, experiencia e inversión.

Otra estadística preocupante se refiere al nivel de desnutrición crónica infantil, con un 39% gravemente afectado y un 42% moderadamente afectado. Solo el 19% de los niños que hemos examinado hasta ahora tienen una estatura normal para sus edades. Esto significa que la mayoría de los niños de las comunidades a las que llegamos no tienen suficientes reservas nutricionales en sus órganos como consecuencia de la deficiencia en el consumo de proteínas calóricas durante un período prolongado. Todo indica que se trata de un problema profundamente arraigado, cuyos orígenes se remontan al período de desarrollo prenatal de cada niño.

Igualmente preocupante es la evidencia no solo de déficits nutricionales (que se manifiestan como desnutrición severa) sino de ingestas excesivas (sobrepeso) con fuertes y persistentes indicios de este resultado de malos hábitos nutricionales como consecuencia de limitaciones en el desarrollo social, económico e intelectual inhibiendo elección y la oportunidad de aprovechar al máximo los recursos locales. Como en tantas regiones del mundo, los alimentos no saludables, procesados y ricos en azúcar están más disponibles, son menos costosos y se promocionan comercialmente por delante de las frutas, verduras y fuentes de proteínas saludables cultivadas localmente (que en su mayoría se exportan).

Lo vital aquí es enseñar, promover y luego mantener un proceso de cambio de comportamiento dirigido al uso de recursos que están al alcance de las familias. Esto solo se puede lograr mediante una educación constante, y con una variedad de comunicación y controles médicos.

Por Elizabeth Pérez, Directora de Programas.

 

EVENTOS Y NOTICIAS

  • EDUCACIÓN: Afortunadamente, todos nuestros estudiantes ahora están de regreso en la escuela, luego de un comienzo un mes más tarde de lo habitual. Este año escolar, gracias al apoyo de nuestros increíbles donantes, podemos otorgar becas a más de 1,200 estudiantes. …” Leer más.

  • DESARROLLO ECONÓMICO: Ya hemos completado nuestra propuesta para el Programa de Microcréditos, y estamos en el proceso de obtención de fondos para el programa. Con socios institucionales ya asegurados, actualmente estamos dando los próximos pasos en la implementación del proyecto. …” Leer Más.

  • PRODUCTO DEL MES: Bolsas de artesanías Para ayudar a nuestros socios artesanos a lograr una mayor independencia y estabilidad financiera, estamos limpiando nuestro inventario a precios muy reducidos. Regale una bolsa de regalo u obtenga una para usted y apoye nuestro Programa de Artesanos.Visita nuestra tienda de Etsy